post-thumb

El mantenimiento de sistemas atiende a la gestión continua que toda empresa necesita para garantizar la mejora de su eficiencia, así como de la eficacia en los servicios que presta, garantizándose así los resultados que se esperan. A continuación se profundiza al respecto.

Implementar sistemas de gestión

El resultado de implementar sistemas de gestión en una corporación es la mejora continua de cualquier procedimiento productivo que se lleve a cabo, gracias al trasfondo del mismo, que supone una mejora en la calidad de los servicios al cliente. Por otro lado, dichos sistemas de gestión suponen una garantía reputacional, pues al mejorar el proceso productivo se mejora toda la cadena corporativa hasta llegar al cliente, optimizándose también la relación con el mismo y la imagen de la empresa.

Además se obtienen unas oportunidades de negocio mucho mayores y se reducen los costes empresariales, gracias a contar con una mayor planificación de objetivos. No obstante, no es suficiente con la implementación mencionada, puesto que una empresa cuenta con exigencias diarias que hacen que sea más compleja su gestión.

De este modo, para garantizar la atención y el esfuerzo que requiere la gestión, resulta necesario un servicio de mantenimiento de sistemas. De lo contrario la gestión discontinua acabaría generando efectos negativos en la calidad, en el servicio o en el producto que se vende y, por tanto, en la rentabilidad corporativa.

La importancia del servicio de mantenimiento de sistemas

Todos los procesos de una empresa están sometidos a continuas modificaciones, por lo que el mantenimiento de sistemas los adecúa a las exigencias actuales, a la vez que revisa y lleva a cabo un seguimiento de los indicadores de proceso. Este servicio, a su vez, garantiza la capacitación de los auditores, al ser un servicio externalizado. Igualmente, el personal de la empresa recibirá formación en ISO 9001; la sensibilización de los empleados en este aspecto es fundamental para que funcione adecuadamente todo el sistema.

¿Cuál es el papel de la consultoría ISO?

La consultoría ISO tiene el papel de ofrecer un servicio externalizado que garantiza el cumplimiento de las ISO 9001, ISO 14001 o ISO 45011, entre otras, con auditorias internas preceptivas. También se llevarán a cabo seguimientos de los objetivos que tiene el propio sistema de gestión, además de ayudar a definirlos adecuadamente. Se gestionarán las No Conformidades y se realizarán acciones tanto de prevención como de corrección.

Con respecto a la satisfacción del cliente, se llevará a cabo una gestión del sistema de evaluación para que puedan verse reflejados los resultados del servicio. De ese modo la consultoría ISO ofrece un servicio de mantenimiento totalmente flexible y adaptado a las necesidades de cada empresa, y siempre a un precio ajustado.

El mantenimiento de sistemas es una herramienta de gran valor para las empresas, ayudándolas a alcanzar sus objetivos de mejora. En este sentido, una consultoría ISO ayuda tanto a las pequeñas y medianas empresas como a las grandes corporaciones a contar con una garantía de progreso continuo. ¡Consulta nuestros servicios rellenando el formulario web!