Atención al cliente
900 732 018

Lunes a jueves: 8 - 15h.
Viernes: 8 - 14h.

Las 3 R: Reducir, Reciclar y Reutilizar.

20 de abril de 2022

Se ha avanzado mucho en los últimos años en materia de medioambiente. La concienciación ciudadana y el compromiso de las instituciones han derivado en nuevas exigencias para las empresas. El reciclaje y la protección medioambiental son, hoy en día, una obligación organizacional inaplazable.

La regla de las 3 R: reducción, reutilización y reciclaje

Esta conocida pauta medioambiental para cuidar el planeta es aplicable también a las empresas. La regla de las 3 R consiste en reducir, reciclar y reutilizar, con el fin de minimizar la huella de carbono generada:

  1. Reducción. Requiere consumir menos y mejor para disminuir los desperdicios generados.
  2. Reutilización. Implica dar nuevos usos a los elementos consumidos para alargar y optimizar sus vidas útiles. De este modo, también se controla la proliferación de residuos.
  3. Reciclaje. Conlleva un compromiso permanente con la separación selectiva de los materiales usados para ser tratados y reaprovechados posteriormente.

Estas acciones, sostenidas en el tiempo y generalizadas socialmente, contribuyen muchísimo al cuidado del planeta. Los desechos vertidos disminuyen y son derivados a un tratamiento idóneo para favorecer su reaprovechamiento. La consecuencia es una mejora significativa en temas como la contaminación atmosférica, la calidad de las aguas y la salud ecológica.

Además, es significativo que con una adecuada gestión interna, las empresas que abrazan este enfoque también obtienen importantes beneficios. Esto repercute, especialmente, en tres ámbitos:

  • Eficacia y productividad.
  • Rentabilidad.
  • Imagen de empresa.

ISO 14001, una herramienta muy valiosa

Obtener la certificación ISO 14001 implica posicionarse como una empresa socialmente responsable y comprometida con el medioambiente.

La ISO 14001 es un estándar internacional, creado en 1996, que ha demostrado su eficacia para respaldar a las empresas implicadas con el cuidado de la naturaleza. Se trata de un conjunto de normas que abordan temas derivados de la relación entre la empresa y su entorno.

Conseguir esta validación supone cumplir estrictamente todos los requisitos exigidos y disponer de un plan de manejo ambiental específico y acorde con las características de esa organización.

Entre los aspectos que incluye, destacan:

  • Objetivos y metas ambientales.
  • Políticas y procedimientos para alcanzarlos.
  • Definición de responsabilidades.
  • Capacitación y formación de los profesionales.
  • Necesidades documentales.
  • Sistemas de supervisión, revisión y mejora continua.

¿Cómo obtener la certificación ISO 14001?

Las empresas deben contactar con una agencia certificadora gubernamental o privada para implementar y superar este proceso de optimización. Tras una exhaustiva labor de diagnóstico y asesoramiento, las organizaciones realizarán los cambios necesarios hasta cumplir todas las exigencias.

Una vez logrado este certificado, la empresa reflejará, a todos los efectos, que está totalmente comprometida con el cuidado medioambiental. Y, aún más importante, está trabajando muy bien en ello.

Contar con colaboradores especializados es una de las claves para alcanzar el objetivo de impulsar el cuidado del medioambiente. En ese sentido, AEQ atesora una gran trayectoria en campos como el impacto medioambiental, el desarrollo sostenible y la huella de carbono También, por supuesto, en la responsabilidad social y la implementación de la ISO 14001. Consiga una estupenda guía de referencia rápida sobre sistemas de gestión medioambiental ISO 14001: ¡rellene el formulario!

Nuestro boletín

Suscríbase a nuestro boletín para mantenerse informado sobre la actualidad de la cultura de la calidad, los sistemas de gestión y nuestros servicios y actividades.

¿Qué es la huella de carbono?

La huella de carbono es un indicador que mide el impacto sobre el calentamiento global. Este indicador ambiental es la suma absoluta de todas las emisiones de GEI (Gases Efecto Invernadero) causadas directa o indirectamente por un individuo, organización, evento o producto.

La huella de carbono se mide en toneladas de CO2 equivalente (tCO2e), y se calcula multiplicando los datos de las actividades (cantidad) por factores de emisión.

Con el objetivo de luchar contra el cambio climático, es fundamental conocer cuál es la huella de carbono de su empresa. 

¿Por qué calcular la huella de carbono?

  • Para cumplir con la legislación LCC y TE.
  • Por su compromiso empresarial.
  • Para ser un proveedor sostenible.

Calcular la huella de carbono ayuda a les empresas a conocer sus principales fuentes de emisión de gases efecto invernadero, además de cumplir con la Ley de Cambio Climático y Transición Energética (LCCyTE)

Pida más información sobre la Huella de Carbono

En AEQ le ayudaremos a calcular su índice de huella de carbono, haremos las gestiones necesarias para registrar su huella de carbono en los registros oficiales del Estado y, además, le marcaremos unas pautas específicas para seguir reduciendo el impacto medioambiental de su empresa. De esta manera irá mejorando el índice de su huella de carbono con los correspondientes beneficios tanto para su empresa como para nuestro planeta.

Para reducir el impacto de su empresa en el medioambiente es fundamental conocer su índice de huella de carbono. Rellene el formulario y contactaremos con la mayor brevedad posible.

*Al utilizar este formulario de contacto asume haber leído y aceptado la política de privacidad de AEQ y permite a la empresa contactar con usted en respuesta a esta solicitud.

¡INFORMACIÓN
IMPORTANTE!

La Ley de Cambio Climático obliga a las empresas a calcular su huella de carbono

¿Quiere saber si su empresa cumple con la ley LCC y TE? En AEQ le ayudaremos a calcular su índice de huella de carbono, haremos las gestiones necesarias para registrar su huella de carbono en los registros oficiales del Estado.