post-thumb

Las normativas sectoriales, como lo es la ISO 22000, responden a los requisitos de calidad exigidos en cada ámbito por las normas internas y por las propias necesidades del mercado. Del mismo modo, son el resultado lógico de la implantación de cualquier sistema de gestión que deba cubrir unos parámetros mínimos de exigencia y seguridad.

La gestión de la seguridad de los alimentos con la ISO 22000

La UNE EN ISO 22000 aporta una certificación que indica que la compañía cumple con los requisitos relacionados con la industria de la alimentación. Con la gestión de la seguridad se garantiza la inocuidad completa de los productos a lo largo de toda la cadena de producción, lo que incluye también al cliente final. Se refuerza así la seguridad de los alimentos durante todo el proceso.

Los beneficios de la UNE-EN ISO 22000

La exigencia de la normativa es fundamentalmente cumplir con la salubridad y la higiene. Por tanto, al seguir las directrices que prescribe (tanto en el ámbito nacional como internacional) se obtendrá un incremento en la confianza de los consumidores y de los proveedores. Además, esta es permanente, ya que la normativa debe actualizarse de forma periódica, un aspecto crucial para que los procedimientos que se dan en toda la cadena de producción continúen siendo eficaces en todo el mundo.

Otro beneficio destacable es la eficiencia en el control de la seguridad de los alimentos, con la consecuente minimización de riesgos. Todos estos elementos suponen una mejora continua en los procesos internos de la organización, lo que se traduce en menos costes operativos y en una mayor productividad. De cara al público, también dará una imagen de transparencia, la cual, unida a la gestión de la seguridad, atraerá a nuevos clientes y fidelizará a los ya existentes.

Sus funciones en la seguridad de los alimentos

Esta norma es necesaria en cualquier negocio que forme parte del sector alimentario, ya que, al tratar productos de este tipo, se deben cumplir por completo las exigencias de higiene y salubridad. Por lo tanto, con la certificación se acatan estas obligaciones normativas y se evitan sanciones que, en los casos más graves, pueden abarcar el ámbito penal.

Cualquier compañía del sector de la alimentación podrá cumplir con la legislación en relación con la limpieza, envasado, tratamiento, aditivos, etc. Además, la norma hace referencia a diversos protocolos y a los planes HACCP, un sistema que tiene como principal objetivo identificar los peligros relacionados con la seguridad de los consumidores. Gracias al certificado UNE-EN ISO 22000, el servicio integral de la organización acatará los requisitos normativos y la empresa se beneficiará de una mejora continua en todos sus procesos internos.

La ISO 22000 refuerza la seguridad de los alimentos durante todo el proceso de producción. Al abarcar toda la cadena, se protege plenamente al consumidor, al mismo tiempo que la organización obtiene un gran número de beneficios que van más allá de la imagen de marca. Si deseas más información, te animamos a rellenar nuestro formulario de contacto.